Domingo, 17 Diciembre 2017
bandera-ingles  bandera españa

Se afianza la presión bajista en medio de conflictos

Publicado en Ganadería Viernes, 01 Diciembre 2017 00:00
Valora este artículo
(6 votos)

Por Federico García Paulette

La presión bajista en el mercado de haciendas gordas con destino a faena se acentuó durante esta semana, marcada por los conflictos sindicales y el paro de 48 horas que afectó a toda la industria frigorífica.

Los valores que se manejan hoy por los novillos gordos especiales oscilan entre US$ 2,90 y US$ 2,93 por kilo carcasa, a levantar y con plazo.

 

Aún resta saber si la Federación de Obreros de la Industria Cárnica (Foica) tomará más medidas o si la semana que viene retornará a la normalidad la actividad. En caso de que la última opción sea la adoptada, hay ganado comprado que se cargaría esta semana que debe ser re coordinado por las plantas para la semana que viene, por lo que varias plantas ya cuentan con dos días de faena cubiertos y eso se le suma que la cadena sigue hacia adelante ya que muchas plantas estaban compradas en el eje de los 15 días.

Esto, sumado a la época de zafralidad que vive el mercado de haciendas gordas, confluye en un aumento estacional de ganado gordo que ejerce una presión adicional a la tendencia bajista. Si dejamos de lado la zafralidad y el clima, y tomamos como único factor influyente en la baja el paro de trabajadores que afectó dos días de faena y se supone que eso hizo bajar el precio, se puede hablar de que en un camión de novillos, un productor de una semana a la otra perdió, como mínimo, en el eje de los US$ 1.000; por la baja en el valor de compra que registraron los ganados.

Y pasa en todas las categorías, incluso las vacas tal vez sean las que sientan más el impacto, ya que a la hora de cambiar cargas, muchos priorizan los novillos re coordinando las cargas de vacas para más adelante, lo que les hace prescindir de esa categoría que hoy es cotizada en el eje de los US$ 2,70 y algún centavo menos, de acuerdo a lo que informaron varios operadores consultados.

Con el actual conflicto la suspicacia está a la orden del día. Varios fueron los que se permitieron especular y abonar la teoría de que esta situación es orquestada por la propia industria, con el fin de bajar los precios de la materia prima.

La realidad, es que pese a que la materia prima baje su valor en situaciones como estas, hay un sinfín de costos fijos asociados a tener una planta parada que no hacen viable que, cualquier empresario uruguayo o extranjero, a sabiendas de lo difícil que es competir en Uruguay, se crea que alguien gana cuando en realidad, todos pierden.

Pierde la credibilidad del país, cuando se le inventan excusas y trastocan itinerarios a auditorías extranjeras que están en Uruguay prontas para inspeccionar faenas en varias plantas. Pierden los camioneros, los veterinarios, los consignatarios, ni que hablar los productores (ejemplificado anteriormente). Pero por sobre todo, pierde el país.

Pierde dinero, pero además un país como Uruguay pierde calidad en sus valores cuando se polariza tanto una visión, pensando en que unos son buenos y otros son malos, en vez de identificar que se persiguen los mismos intereses, que no implican que para que uno gane el otro deba de perder y con eso se abone el enfrentamiento entre productores e industriales.

La falta de consciencia en el sector agropecuario nuevamente quedó demostrada y reveló al mismo tiempo su lado más perverso, al exponer que algunos hacen esto o lo otro solo con el objetivo último de un bien personal. Más aún, cuando ni por asomo existió voluntad legítima alguna, ni de legisladores, ni desde el propio Ejecutivo, en echar mano al asunto y allanar un camino que finalmente dé a luz una solución. Por el contrario, en algún caso incluso pareció que se aprovechó por parte de algunos actores del Gobierno, al principio de la semana, el viaje hacia el departamento de Lavalleja programado por agenda oficial y el escenario mediático que eso atraería, para mostrar interés en un conflicto del cual luego desaparecieron y que está instalado desde hace al menos 15 días. Si hubo algún oportunista con el conflicto, tal vez haya que comenzar buscando ahí.

Inicia sesión para enviar comentarios