Domingo, 19 Noviembre 2017
bandera-ingles  bandera españa

Pastoreo racional: herramienta para aplicar por partes apuntando a un todo

Publicado en Ganadería Miércoles, 13 Septiembre 2017 00:00
Valora este artículo
(3 votos)

terko1

“Los objetivos centrales son el cambio diario y el tiempo de descanso de la pastura”, dijo Andrés Capurro  durante la charla “Una herramienta para la ganadería altamente rentable: 8 años de pastoreo racional en Uruguay”,  organizada por TERKO en Expo Prado en la tardecita de ayer con una sala de conferencias repleta.


“En cuanto al pasto, apuntamos a comerlo y dejarlo descansar. ¿Cuánto? depende de la época del año, de las especies, del tipo de corte, del régimen pluviométrico, entre otros factores. En cuanto al animal, consideramos que el cambio diario es fundamental porque el animal cambia su hábito de consumo. Pasa de ser selectivo a ser voraz, porque no lo dejamos elegir y hace mejor consumo de la pastura”, detalló.


Según Capurro el aprovechamiento del pasto es máximo si se rota día a día, porque luego el animal camina mucho, pisa y bostea la parcela, siendo menor el aprovechamiento global del pasto a medida que el cambio de parcela tarda más días.


En concreto, Capurro define su sistema como un pastoreo racional secuencial, en el que el ganado se mueve desde una parcela a su vecina inmediata mediante cambios diarios, con agua en la parcela y un esquema de circulación sin calles.


“La cantidad de parcelas la determina el tiempo de descanso que nos planteamos. En todos los sistemas que hemos probado han funcionado bien desde 20 a más de 30 parcelas. Pero hemos visto que si bien en primavera el pasto llega a encañar en todos estos esquemas, cuando se dispone de menos parcelas se produce cierto sobrepastoreo en invierno y esto repercute en que la primavera se atrasa un poco, se hace más tardía”, detalló. Por otra parte, explicó que ha llegado a  juntar dos circuitos y contar con una rotación de 64 días, prácticamente entrando una sola vez en todo el invierno a cada potrerito.


Otro concepto clave es la proporción del predio que cuenta con un elevado nivel de subdivisiones, que en su caso no supera el 50% del mismo: “nuestra experiencia nos dice que en primavera necesitamos más ganado para meter en las parcelas y eso se logra no teniendo todo el campo subdividido en parcelas pequeñas. En primavera comenzamos a vaciar el campo bajo pastoreo continuo, cosa que le hace bien ya que dejamos una reserva para el verano y permite semillar.  De esta forma manejamos mejor las parcelas y manejamos mejor el pastoreo no emparcelado”, comentó.


Sobre un campo en Durazno de CONEAT 120 promedio y 140 como máximo, este esquema de trabajo ha permitido alcanzar 500 kg de carne por hectárea y por año sobre mejoramientos de campo con Lotus Rincón, Raigrás y fertilización estratégica.


Las pasturas artificiales son en base a Lotus, Achicoria y Festuca. Uno de los ejemplos a los que hizo referencia fue un ciclo de engorde de novillos desde mediados de octubre del año pasado, que le permitió obtener 375 kg de carne por hectárea en un período de cinco meses, generando más de 600 dólares por hectárea en ese período.

terko2

Inicia sesión para enviar comentarios